Desde este lado

Báez ya está cumpliendo prisión domiciliaria en un domicilio alternativo

Nacionales jueves 10 de septiembre de 2020

Tras los fallidos intentos de ingresar al country Ayres de Pilar y su retorno al penal de Ezeiza, el empresario dejó la unidad penitenciaria y fue trasladado a una residencia alternativa.

Tras los fallidos intentos de ingresar al country Ayres de Pilar y su retorno al penal de Ezeiza, el empresario Lázaro Báez dejó la unidad penitenciaria y fue trasladado a un domicilio alternativo, confirmaron fuentes judiciales a Ambito.

Durante este miércoles se llevó a cabo un operativo sigilo en donde se trasladó al empresario para que cumpla con su arresto domiciliario tras a decisión de la justicia.

Las mismas fuentes aseguraron que Baez no está en el barrio porteño de Belgrano donde se realizó esta noche una protesta por su posible llegada y tampoco se dirigió hacia el barrio privado de Pilar donde no pudo ingresar el lunes pasado.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 dispuso el lunes el arresto domiciliario de Báez, imputado por supuesto lavado de dinero, entre otros delitos, pero el empresario no pudo ingresar a su casa de ese country, en el Gran Buenos Aires, porque vecinos de ese barrio lo impidieron e incluso dañaron un vehículo del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Más temprano, la sociedad que administra el Barrio Cerrado Ayres de Pilar pidió a la justicia que “evalúe” fijar un “domicilio alternativo” para Lázaro Báez a fin de “preservar la seguridad de los habitantes” del country, quienes el lunes último impidieron el ingreso del empresario, ordenado por el Tribunal Oral Federal 4 para que cumpliera allí su detención domiciliaria.

Sin embargo, en una carta que dirigió a los vecinos del barrio privado, la administración afirmó que se mantendrá “a derecho frente a lo que disponga la justicia y no permitirá ningún tipo de excepción”, aseguró que “nunca” fue impedido el ingreso de Báez y de las fuerzas de seguridad y pidió que “cualquier tipo de manifestación pública sea pacífica, respetuosa y sin olvidar las normas de seguridad y aislamiento sanitario”.

Fuente: Ámbito