Desde este lado

Bake Off: ganó Samanta pero la descalificaron

Cultura y Espectáculos lunes 6 de julio de 2020

La final de “Bake Off Argentina, el gran pastelero” tuvo de todo: tal como se había spoileado, Samanta Casais se convirtió en la ganadora de del programa que había sido grabado hace casi un año, tras derrotar a Damián Pier. Sin embargo, poco le duró la alegría a la “empleada administrativa” ya que Turner Argentina comprobó que mintió a la hora de firmar su contrato y en realidad tenía vasta experiencia en la pastelería, por lo que fue descalificada. Así Damián se consagró como “el mejor pastelero amateur del país” y el ganador de los $600.000.

La noche empezó con un mensaje grabado por los jurados del certamen. Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar explicaron que fue “una decisión compleja” por los “rumores que cuestionan la transparencia del programa”. Luego, Paula Chaves -quien acaba de dar a luz a su tercera hija, Filipa- anunció el último desafío del programa en el que los finalistas debieron demostrar habilidad, creatividad e imaginación en la preparación de una torta que represente a su artista favorito.

Damián eligió a René Magritte, un surrealista cuyas obras están en los principales museos del mundo. Mientras que Samanta homenajeó a otro referente del movimiento, Salvador Dalí.

Mientras los finalistas preparaban sus tortas de al menos tres pisos con dos bizcochos diferentes y dos rellenos diferentes, todos sus ex compañeros aparecieron en pantalla dando sus sensaciones y anticipando su pálpito sobre el ganador. Bajo un interminable aplauso, “Sami” y Damián terminaron su última preparación en la carpa. Acto seguido pasaron a presentar sus “obras de arte” que fueron muy elogiadas por los jurados por su estética.

Aunque ambos obtuvieron elogios por parte de Christophe, Damián y Pamela, la chica de los pañuelos logró una leve ventaja sobre el rosarino de 30 años y se posicionó como la favorita para llevarse el premio. Antes de dar el nombre del gran ganador, los jurados dieron un emotivo discurso con besos y abrazos incluidos, y los finalistas fueron sorprendidos con una última sorpresa: su familia y todos su ex compañeros estaban esperándolos afuera de la carpa. Finalmente, anunciaron que Samanta era la elegida y se convertía la “mejor pastelera amateur del país” y la ganadora del premio de $600.000, sin embargo su engaño le costó ambos reconocimientos.

Justo después que terminó lo que se había grabado hace un año, las imágenes se trasladaron a julio de 2020, donde se mostró a Samanta y Damián cara a cara con el jurado. Allí Christophe habló de una “situación desconocida por nosotros” y además “negada en el formulario de inscripción”. “Por todo lo que acabamos de decir, creemos que lo más justo es que quedes afuera de la competencia y además no recibas el premio ni el título de ‘mejor pastelera amateur del país‘”, anunció el chef francés.

Bake Off: ganó Samanta pero la descalificaron y el título quedó para Damián
SAMANTA FUE DESCALIFICADA DE BAKE OFF Y DAMIÁN FUE EL GANADOR.

La final de “Bake Off Argentina, el gran pastelero” tuvo de todo: tal como se había spoileado, Samanta Casais se convirtió en la ganadora de del programa que había sido grabado hace casi un año, tras derrotar a Damián Pier. Sin embargo, poco le duró la alegría a la “empleada administrativa” ya que Turner Argentina comprobó que mintió a la hora de firmar su contrato y en realidad tenía vasta experiencia en la pastelería, por lo que fue descalificada. Así Damián se consagró como “el mejor pastelero amateur del país” y el ganador de los $600.000.

La noche empezó con un mensaje grabado por los jurados del certamen. Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar explicaron que fue “una decisión compleja” por los “rumores que cuestionan la transparencia del programa”.

Luego, Paula Chaves -quien acaba de dar a luz a su tercera hija, Filipa- anunció el último desafío del programa en el que los finalistas debieron demostrar habilidad, creatividad e imaginación en la preparación de una torta que represente a su artista favorito.

Damián eligió a René Magritte, un surrealista cuyas obras están en los principales museos del mundo. Mientras que Samanta homenajeó a otro referente del movimiento, Salvador Dalí.

Mientras los finalistas preparaban sus tortas de al menos tres pisos con dos bizcochos diferentes y dos rellenos diferentes, todos sus ex compañeros aparecieron en pantalla dando sus sensaciones y anticipando su pálpito sobre el ganador.

Bajo un interminable aplauso, “Sami” y Damián terminaron su última preparación en la carpa. Acto seguido pasaron a presentar sus “obras de arte” que fueron muy elogiadas por los jurados por su estética.

Aunque ambos obtuvieron elogios por parte de Christophe, Damián y Pamela, la chica de los pañuelos logró una leve ventaja sobre el rosarino de 30 años y se posicionó como la favorita para llevarse el premio.

Antes de dar el nombre del gran ganador, los jurados dieron un emotivo discurso con besos y abrazos incluidos, y los finalistas fueron sorprendidos con una última sorpresa: su familia y todos su ex compañeros estaban esperándolos afuera de la carpa. Finalmente, anunciaron que Samanta era la elegida y se convertía la “mejor pastelera amateur del país” y la ganadora del premio de $600.000, sin embargo su engaño le costó ambos reconocimientos.

Justo después que terminó lo que se había grabado hace un año, las imágenes se trasladaron a julio de 2020, donde se mostró a Samanta y Damián cara a cara con el jurado. Allí Christophe habló de una “situación desconocida por nosotros” y además “negada en el formulario de inscripción”. “Por todo lo que acabamos de decir, creemos que lo más justo es que quedes afuera de la competencia y además no recibas el premio ni el título de ‘mejor pastelera amateur del país‘”, anunció el chef francés.

Con un semblante que denotaba su angustia, “Sami” reconoció su “error” y pidió disculpas: “Antes que nada quiero agradecer a la producción por darme la oportunidad de decir mi verdad”, comenzó diciendo. La concursante sostuvo que “la pase muy mal por lo que se dijo de mí, sobre todo en redes sociales ha sido todo muy cruel” y agregó: “Cometí un error, soy humana, lo amito. Pido disculpas”. Pese a haber omitido su experiencia, la joven de 29 años negó tener título en la materia: “Quiero que quede claro que no soy profesional pastelera, no estudié de eso”.

Mi conocimiento de la pastelería fue un emprendimiento familiar limitado y pequeño”, lanzó y con lágrimas en los ojos y la voz algo entrecortada, cerró: “me voy con la frente en alto, voy a seguir con esto que es lo que amo”. Así, el título honorífico y el premio de $600.000 quedó para el empleado de comercio rosarino quien también estaba presente en el lugar.