Columnas de OpiniónprincipalesProvinciales

Danza con lobos

Por Sergio Centenaro

La ley Bases fue aprobada en la madrugada de este viernes 28 de junio de 2024. Luego de una catarata de desaciertos reglamentarios, la ley, que a inicios de año había sido bautizada Ómnibus y naufragó volviendo a comisión, producto del desconocimiento de los efectos del artículo 155 del reglamento de la Cámara de Diputados, llegó finalmente a su aprobación con 147 votos afirmativos.

La batalla en la Cámara alta y el escándalo del retorno de la Banelco a los despachos del Congreso, no impidieron que, en los tiempos surrealistas que vivimos en materia de cobertura periodística y análisis político desde las tribunas de doctrina, pasen de largo como cachetazo de borracho. En paralelo, la retórica oficial del gobierno nacional, en la voz de Javier Mikei, habla de forma pomposa de su logro de haber provocado “El ajuste más grande de la historia”.

La devaluación provocada en los primeros días de gobierno del 118%, solo fue la primera puñalada para los bolsillos de los trabajadores. En seguidilla, la economía doméstica dio vuelta campana estrujando los nervios del 90% de los argentinos que vieron menguada su capacidad para llegar a fin de mes. Mientras tanto, Mikei sostiene que “Argentina se acerca a Alemania Italia y Francia”.

Con la coparticipación en caída, el gobierno de Misiones no detiene la propia. “Un 16,8% interanual en moneda constante equivalente al 90% de todas las transferencias automáticas”, rezan algunos portales misioneros que, aunque arrastrándole el ala al gobierno, publican estos datos que bien podrían servir para preguntarse a que juega la Renovación con su pragmatismo y cuáles son los resultados que obtiene por votarle todo a LLA.

El dólar blue vuela por los cielos, se renuevan las presiones para que Luis Caputo asegure una devaluación profunda mientras, este viernes, anunció un plan para afirmarse en la emisión cero, sosteniendo la política cambiaria y rechazando una devaluación “Ya estamos en la segunda etapa del plan de estabilización, que consiste en ir a cerrar la segunda canilla de emisión monetaria, los intereses que el BCRA paga”, soltó Caputo. “Queremos dar mayor certidumbre y mayor solidez para que de alguna manera deje de haber ansiedad sobre cuándo va a ser la salida del cepo cambiario”, afirmó el Ministro de Economía.

En otras palabras, la primera línea de gobierno tiene puesta la mirilla en la macroeconomía y no hay otra cosa que importe. Para esto, la mentira, la fabulación torpe y la negación, se apoderan de forma crónica en Javier Mikei que dice muy convencido “El salario real está creciendo ¿Vos no estás mejor que cuando asumimos? ¿Las jubilaciones no están más arriba que cuando asumimos?”, se preguntó en una entrevista reciente.  Y para quienes consideran que la cosa no funciona ni económica ni socialmente les responde “Son cosas de la vida misma”.

¿Nadie va a hablar del voto de los legisladores misioneros?

En todo el derrotero del tratamiento de la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, los legisladores misioneros de todo el arco político se abroquelaron detrás de la mentada gobernabilidad. En toda la parábola hecha por el oficialismo nacional, la Renovación, el radicalismo misionero y el PRO, pusieron sus votos a disposición una y otra vez. Solo la metáfora de un grupo de niños de un jardín de infantes cruzando la calle guiados por un largo cordón en sus manos puede ilustrar la subordinación total de nuestros representantes provinciales en el Congreso de la Nación. “Como chico al colegio”, solían decir en otros tiempos cuando una situación se presentaba como un verdadero afano.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.
¡Todo es igual, nada es mejor,
lo mismo un burro que un gran profesor!
No hay aplazaos ni escalafón,
los inmorales nos han igualao…
Si uno vive en la impostura
y otro afana en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón.

Cambalache – Enrique Santos Discépolo (1934)

Las payasadas que sostuvo el diputado Alberto Arrúa para la radio del diario Primera Edición, desdoblando su discurso para cuando se trata de cuestionamientos al interior del PJ o, en su defecto, cuando se trata de su rol como conducido por Carlos Rovira. Es decir, si fuera por él, en su condición de “peronista” no hubiera votado a favor de la Ley Bases, pero si se lo pide el Conductor de su espacio lo debe hacer.

Ya lo dijo Cristina Britez hasta el cansancio, y basta el ejemplo de la nota que publicó este diario con sus dichos el 1 de febrero de este año:

  •  “Honren el compromiso por el cual fueron votados”
  •  “Le pedimos a los legisladores que voten a conciencia sobre todo aquellos que entraron con la boleta de Unión Por la Patria. Es un momento de gran responsabilidad. El Pueblo los estará observando”
  •  “Como ya sabemos, se viven y se vienen momentos muy difíciles para la Argentina. Le pedimos a los diputados que voten a conciencia, pero especialmente le pedimos a aquellos diputados que ingresaron al Congreso con la boleta a presidente de Unión por la Patria que hoy, llamativamente, no están en nuestro bloque, que honren el compromiso por el cual fueron votados”
  •  “Gobernadores, legisladores, hay que terminar con este oscurantismo que tanto daño le hace a nuestro país
  •  “Es muy probable que se vote un paquete de leyes que va a perjudicar a millones de argentinos y de argentinas en su presente, pero, también en su futuro. Un ajuste que viene para la gente, no para la casta, facultades delegadas que van a hacer que directamente se cierre el Congreso. Un retroceso absoluto del país. Ya vimos lo que está pasando en la calle, es un momento de gran responsabilidad y el pueblo los estará observando”.
Cristina Britez junto a Cristina Fernández de Kirchner.

Pero la rosca de la casta política de la que se valió Javier Mikei para denostar al campo popular, y que finalmente terminó privilegiando, se plegaron a la estrategia nacional de hacer pasar por el congreso “las herramientas” que permitan instrumentar los cambios profundos que La Libertad Avanza y el macrismo demandan. Como buenos mayordomos de las corporaciones financieras y empresariales, también las provincias y, en especial, Misiones, a través del Frente Renovador de la Concordia Social, junto con las fuerzas políticas ya mencionadas (LLA y PRO-UCR) dan vía libre a un nuevo proceso de transformación en el país que generará fuertes niveles de desocupación, pobreza e indigencia.

“147 traidores. Que la patria se lo demande”, disparó en sus redes sociales.

 

La ex diputada nacional y referente de Encuentro Ciudadano en Misiones fue lapidaria con los legisladores.

Tan solo El Territorio ensayó una tímida exposición de los verdaderos responsables del atolladero en el que entrará la provincia y el país a partir de la votación en ambas cámaras de la Ley Bases. Con el título “Cómo votaron los misioneros la ley Bases y el paquete fiscal”, menciona a los diputados y cierra la redacción con palabras redundantes o símiles a lo escrito por casi la totalidad de diarios digitales. Aunque lo más sustancioso de esa única nota entre los medios de comunicación misioneros que se animaron siquiera a mencionar a los legisladores y su pertenencia partidaria, es la serie de comentarios que quedaron debajo de la nota.

Diputados entreguistas

No más preguntas señor Juez

Acabamos de ser traicionados por legisladores votados por el conjunto de los misioneros. Acaban de darle facultades delegadas a un presidente que no distingue lo real de lo virtual y que piensa destruir al estado porque se considera un topo que llegó a la Casa Rosada para cumplir esa misión. Un hombre que no para de vincular sus decisiones a lo exclusivamente ajustado a su posición ideológica libertaria que dista completamente del mandato que ostenta como presidente argentino. Los renovadores bajo el nombre de Innovación Federal, Carlos Fernández, Yamila Ruiz, Daniel Vancsik y Alberto Arrúa, fueron los verdugos y mal agradecidos con el edicto otorgado por el pueblo misionero que confió el salvoconducto a cambio de confianza plena. No sucedió.

Lo mismo para Martín Arjol (UCR), Florencia Klipauka (Libertarios) y Emmanuel Bianchetti (Frente PRO). Todos ellos vendiendo su alma y entregando a jubilados, trabajadores, pequeñas y medianas empresas, sin contar con el peligro que corre nuestra soberanía y recursos naturales que ahora quedan a merced de las mega corporaciones con mucha más claridad y holgura. Ya lo veremos con el RIGI.

En la Cámara Alta se completó la traición en perjuicio de los trabajadores con la muy necesaria intervención de sus actores. El renovador y ex vicegobernador, Carlos Omar Arce (Innovación Federal), la ex rectora del Instituto Santa María Sonia Rojas Decut, de la que no quieren saber nada (Innovación Federal), renovadora también y Martín Goerling Lara (Juntos por le Cambio). Todos al unísono, votaron la Ley Bases.

Solo con el fin de citar algunos ejemplos de la cobertura mediática amistosa de los medios adictos a la Renovación, podemos observar el discurso lavado en los títulos y cuerpo de la noticia al referirse a un hecho político de graves consecuencias.

“Dialoguistas”, es la palabra que se repite una y otra vez para liberar del señalamiento de traición a los muy bien perfumados y limpitos legisladores que pudieron y no quisieron representar a los trabajadores, jubilados y estudiantes de nuestra provincia. Decidieron representar a lo más rancio de la política argentina, vendiendo sus votos a cambio del silencio.

El mismo camino recorre el amplio arco de medios de comunicación misioneros que asumieron el rol de tapar la realidad y convertirla en un jardín de flores con un cielo azul y verde pradera.

Danza con lobos. Estamos complicados porque estamos en manos de una elite que se ha conformado hace muchos años en Misiones. Elite significa minoría selecta y controla todos los resortes de la vida pública de los misioneros.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador. Danzamos con lobos, dormimos con el enemigo, y fumamos un cigarro como último deseo. Si el pueblo misionero no despierta, si el pueblo misionero no se sacude de su modorra, vamos a ser por mucho tiempo la carroña y los despojos de una fiesta a la que fuimos invitados porque somos la comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

POR FAVOR DESACTIVE SU BLOQUEADOR DE ANUNCIOS, ESTE MEDIO SE FINANCIA CASI EN SU TOTALIDAD CON PUBLICIDAD, MUCHAS GRACIAS