Desde este lado

El empleo privado aumentó en marzo y acumula 15 meses al alza

Nacionales jueves 9 de junio de 2022

Desde 2012 no se notaba un periodo tan extenso de crecimiento mensual del trabajo registrado asalariado. A lo largo de estos meses, 243 mil personas accedieron a un puesto de trabajo formal en empresas privadas. 

El empleo en el sector privado es uno de los ejes de la reactivación en materia laboral y los últimos datos ofrecidos por el Ministerio refuerzan esta idea. Según la cartera que conduce Claudio Moroni, en marzo hubo un crecimiento del 0,3% y el incremento de asalariados en esta rama acumula 15 meses con balances positivos, récord desde 2012.

De acuerdo a la información proveniente de los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), en marzo el empleo asalariado registrado del sector privado creció un 0,3% con respecto al mes anterior. Esta variación significa que unas 21 mil personas se incorporaron al empleo asalariado registrado durante el último mes. Con la expansión verificada en marzo, se acumulan 15 meses de crecimiento consecutivo del empleo asalariado registrado del sector privado (desde enero 2021 hasta marzo de 2022).

Desde 2012 no se notaba un periodo tan extenso de crecimiento mensual del trabajo registrado asalariado. A lo largo de estos meses, 243 mil personas accedieron a un puesto de trabajo formal en empresas privadas (en términos netos). Según el documento oficial, “la consolidación del proceso de creación del empleo formal privado durante los últimos meses permitió recuperar la totalidad del trabajo registrado perdido durante la pandemia y una parte del trabajo formal desvinculado a lo largo del año 2019”.

En marzo, el número de trabajadores con empleo asalariado registrado del sector privado resultó un 1,4% superior al nivel observado en febrero de 2020, previo a la irrupción de la pandemia del coronavirus en el territorio nacional (82.000 puestos más). Asimismo, el empleo formal de marzo superó el nivel observado en octubre de 2019. En este sentido, es importante recordar que en 2018 y 2019, el número de personas con empleo asalariado registrado privado se contrajo en 21 de los 24 meses.

Empleo sector por sector

Con respecto a la evolución del empleo sectorial, se destaca el sector de Hoteles y Restaurantes que, a pesar de resultar muy afectado por la pandemia, muestra un notable crecimiento mensual del 1,3%. Esta mejora “se observa en concordancia con la eliminación de las restricciones a la circulación, los avances en la vacunación de la población y la implementación del programa PREVIAJE”, soslayó el documento.

La construcción presenta veinte meses consecutivos con variaciones mensuales positivas. El crecimiento de 1% llevó su nivel de empleo un 6,5% por encima del registrado al inicio de la pandemia. La rama de servicios comunitarios, sociales y personales mostró un crecimiento del 0,5%

En la industria manufacturera hubo un incremento de 0,3%, acumulando 22 meses de crecimiento consecutivo del empleo, y alcanzando así un nivel de empleo formal similar al de noviembre de 2018. El crecimiento fue generalizado al interior de la industria: alimentos 0,2%, textiles y confecciones 0,7%, madera y papel 0,2%, metalmecánica 0,4%, automotores 0,4% y otras manufacturas 0,7%. La excepción fue la actividad química y petroquímica en la cual el empleo se redujo -0,1% entre febrero y marzo de 2022.

Por su parte, la evolución del sector comercio, dada su relevancia en la cantidad de puestos de trabajo que concentra, es relevante para entender la dinámica del conjunto del empleo asalariado formal. En marzo, este sector registró un aumento de 0,4% con relación al mes anterior, superando el nivel previo al comienzo de la pandemia (febrero 2020) en +1,9%. En la comparación mensual sin estacionalidad, 22 de las 24 provincias mostraron variaciones positivas.

Entre las que crecieron por encima de la variación promedio se encuentran: Catamarca (+2,3%), Jujuy (+2,2%), Chaco (+1,3%), Formosa (+1,1%), Tierra del Fuego (+1%), Santiago del Estero (+0,9%), Salta (+0,8%), San Luis y San Juan (+0,7%), Chubut y la Pampa (+0,6%), Neuquén, Santa Cruz, Santa Fe y La Rioja (+0,5%), y CABA (+0,4%). Entre las provincias que crecieron con una dinámica similar al promedio se encuentran Río Negro y Buenos Aires (+0,3). Entre Ríos, Mendoza, Córdoba y Corrientes mostraron crecimientos por debajo del promedio (entre 0,2% y 0,1%). Por el lado de las provincias que disminuyeron el empleo, fueron Misiones (-1,1%) y Tucumán (-0,1%).

Pasado y expectativas

El número de personas con trabajo registrado en el sistema de seguridad social (incluyendo empleo asalariado público y privado, el trabajo autónomo y el monotributista) alcanzó a 12,6 millones. Este nivel resulta un 3,7% mayor al verificado en febrero de 2020, justo antes de la irrupción de la pandemia (porcentaje que implica 447 mil personas más con aportes a la seguridad social) y es el valor más alto de la serie de total de las personas registradas en el sistema de seguridad social (la serie estadística se inicia en enero de 2012).

“Un hecho a destacar es que la expansión del número de trabajadoras y trabajadores con puestos registrados se explica principalmente por el crecimiento del empleo asalariado en empresas privadas y, en segundo lugar, por las trabajadoras y los trabajadores adheridos al régimen del monotributo”, destacó el informe que difundió la cartera de Moroni. Del total de las personas que accedieron al trabajo registrado durante el último año (en términos netos), el 40% lo hizo en puestos de trabajo asalariados del sector privado y un 29% se incorporó en la modalidad del monotributo. El empleo en el sector público y la modalidad del monotributo social explicaron, cada una de ellas, un 14% de la expansión del trabajo registrado durante el último año.

Para el mes de abril, de acuerdo a la información relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales, el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 personas ocupadas –del total de los aglomerados relevados– creció un 0,1% con respecto al mes anterior, mostrando una desaceleración del crecimiento comparado con los meses anteriores, pero sosteniendo los valores positivos que se observan desde julio del año pasado.

Con relación a los meses de abril de los años previos, se registró la primera variación mayor a cero desde abril de 2011, cuando hubo un crecimiento de similar magnitud al actual. El comportamiento del empleo este mes resultó similar en el aglomerado de Gran Buenos Aires y en el conjunto de los aglomerados del interior (crecimiento de 0,1% en ambos casos).

Por último, un dato a resaltar es que las expectativas empresarias en cuanto a la contratación de personal para los próximos tres meses continúan siendo positivas, un fenómeno que se registra desde hace 15 meses, observándose valores altos en términos históricos (3,7%).

Fuente: El Destape