Desde este lado

El mejor Barcelona apareció ante el Villarreal

Deportes domingo 5 de julio de 2020

LaLiga sigue igual. Real Madrid y Barcelona resolvieron con victoria los duelos más difíciles que les quedaban y se mantienen los cuatro puntos de diferencia entre ambos. El de Villarreal era un partido complicado para el Barcelona por muchos motivos. Primero, por el rival. Un Villarreal que no había perdido desde la vuelta del parón y aspira a luchar por la cuarta plaza con el Sevilla. Después, por el aspecto anímico. Los de Setién confiaban en un pinchazo del Real Madrid en Bilbao por la mañana para recortar puntos al líder pero el 0-1 fue un mazazo difícil de asimilar mentalmente: LaLiga se escapa. Pero ni lo uno ni lo otro impidieron que los azulgrana realizaran un buen partido dejando claro que van a luchar por el título liguero hasta que los números digan lo contrario. Y que nadie olvide que la Champions sigue por ahí esperando para dentro de un mes. Sería la mejor forma de salvar la temporada.

La no deseada victoria del Madrid, por ver un aspecto positivo en versión culé, provocó un efecto liberación en los de Setién que les llevó a jugar la mejor primera parte -me atrevo a decir- que de toda LaLiga. Jugó con una soltura desconocida hasta el momento y sólo tardaron tres minutos en adelantarse en el marcador. Una jugada de Jordi Alba por banda acabó con autogol de Pau Torres cuando ya se disponía Griezmann a rematar de tacón. Sí, jugó Griezmann de inicio y no lo hizo nada mal -golazo incluido-, algo que echaba de menos el Barcelona. El mal de este equipo en esta temporada tan irregular no ha sido el rendimiento del francés. Hay muchas otras cosas en ese vestuario.

El Villarreal se vio sorprendido por el juego de toque rival, pero aún así se repuso pronto en una rápida contra que acabó con un remate de Cazorla que desvió Ter Stegen antes de que Gerard Moreno empatara tras recoger el rechace del meta. Decimosexto gol del delantero amarillo, que tiene todas las papeletas para hacerse con el Trofeo Zarra. Este gol hubiera hundido al Barcelona de esta temporada, pero no al que se presentó en La Cerámica con una frescura inexplicable. Ni se inmutó. Y seis minutos después se volvió a adelantar en el marcador gracias a un golazo de Luis Suárez que culminó una gran jugada de Messi con asistencia de lujo. Y antes del gol tanto el uruguayo como Piqué pudieron marcar.

Los de Calleja no tenían opciones salvo a la contra y así llegó un remate de Bacca, que salió a la media hora para suplir al lesionado Alcácer, que desvió con acierto Ter Stegen. El vendaval azulgrana provocó que tanto Luis Suárez como Arturo Vidal se plantaran solos ante Asenjo para el 1-3, pero no pudieron batir al meta local. Quien sí lo hizo fue Griezmann con una gran vaselina tras dejada de Messi. Golazo del francés para acabar con muchas fobias en torno a su rendimiento. Se llegó con 1-3 al descanso, pero si el marcador reflejara un 1-6 no debería sorprender a nadie. El Barcelona necesitaba un partido así. Tarde, pero necesario.

El Villarreal realizó dos cambios de golpe en el descanso. Salieron Moi Gómez y Bruno por Iborra y Gerard Moreno. Dio más consistencia al centro del campo intentando que el Barcelona no tocara el balón con tanta facilidad, pero perdió fuerza en ataque. Empezó el partido con Alcácer y Gerard Moreno en punta y la segunda mitad con Bacca en solitario. Lo único que provocó los cambios fue que el Barcelona tuviera menos huecos, pero sólo eso. El dominio azulgrana era bestial ante un Villarreal ya entregado. Luis Suárez tuvo el cuarto en una jugada que acabó con un disparo al lateral de la red. Calleja retiró a un cansado Cazorla en una clara declaración de intenciones: quedan cuatro partidos más y el calendario no es sencillo.

Setién también movió banquillo y sacó a Rakitic y Riqui Puig por Semedo y Luis Suárez por lo que Sergi Roberto pasó al lateral derecho. El ritmo de partido distaba mucho del de la primera parte, pero el control seguía estando del lado catalán. Arturo Vidal estuvo cerca del 1-4 mientras el Villarreal era incapaz de pasar el medio del campo. A falta de 20 minutos el VAR anuló un gol de Messi por fuera de juego previo de Arturo Vidal en una jugada que reflejó sobre el campo lo que fue el partido. Cuatro jugadores del Barcelona haciendo un rondo ante ocho del Villarreal sin que estos pudieran quitarle el balón.

Todo el pescado parecía ya vendido en el tramo final, se realizaron más cambios para dar algo de descanso a hombres importantes como Busquets y Piqué pero Ansu Fati no había dicho su última palabra y marcó el 1-4 después de una buena acción por banda que acabó con un derechazo que sorprendió a Asenjo. Ya en el añadido Messi lanzó una falta al larguero y Asenjo salvó el remate posterior de Braithwaite. Primera derrota del Villarreal en la vuelta ante el mejor Barça de la temporada. Un poco tarde, pero el Barça ha vuelto.

Fuente; Marca

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
A %d blogueros les gusta esto: