Desde este lado

El vicecanciller ruso advierte que la crisis ucraniana puede ir más allá del marco geográfico

Internacionales jueves 4 de abril de 2024

La crisis ucraniana puede ir más allá de su marco geográfico por las acciones de los países de la OTAN, declaró a Sputnik el viceministro de Asuntos Exteriores ruso Alexandr Grushkó.

Según Grushkó, las declaraciones del presidente francés Emmanuel Macron sobre el posible envío de tropas a Ucrania “muestran la disposición a seguir el camino de la escalada en condiciones cuando Occidente sufre una derrota estratégica en tierra”.
Rusia continúa desde el 24 de febrero de 2022 la operación militar especial en Ucrania, cuyos objetivos son proteger a la población de un genocidio por parte del Gobierno de Kiev y atajar los riesgos de seguridad nacional que representa el avance de la OTAN hacia el este.
A finales de febrero pasado, el presidente de Francia afirmó que había debatido con los mandatarios de algunos países miembros de la OTAN, entre ellos Alemania, Dinamarca, los Países Bajos, Polonia y el Reino Unido, el posible envío de militares al territorio ucraniano, pero no se logró un consenso.
Varios Estados miembros de la Alianza Atlántica, incluidos Alemania, Bulgaria, Canadá, España, Estados Unidos, Finlandia, Polonia, la República Checa y otros, se distanciaron ya de Macron y se negaron a enviar a sus soldados a Ucrania.

Moscú indicó que algunos países del bloque militar valoraron con sensatez el peligro potencial que conlleva el plan de París.
El 3 de abril, la Cancillería rusa comunicó que tiene una nueva información de que París prepara un contingente militar de unos 1.500 efectivos para enviarlo a Ucrania.
Arquitectura de seguridad en Europa
La futura arquitectura de seguridad en Europa ha de responder a los intereses de Rusia, afirmó el viceministro.

Moscú ha denunciado en múltiples ocasiones que la Alianza Atlántica busca confrontación y que la expansión del bloque hacia el este no aportará más seguridad a Europa. Según la Cancillería rusa, Moscú sigue abierto al diálogo con la OTAN, pero en igualdad de condiciones.

A finales de 2021, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso publicó proyectos de acuerdos entre Rusia y Estados Unidos y la OTAN sobre garantías de seguridad. Las demandas de Moscú descartaban, en particular, la expansión de la Alianza hacia el este, el ingreso de Ucrania y Georgia en ella, el despliegue de tropas y armas adicionales fuera de territorios donde estaban emplazadas en mayo de 1997, y la renuncia del bloque a cualquier actividad militar en Ucrania, Europa del Este, Cáucaso Sur y Asia Central.
Rusia y la OTAN
Las relaciones de Rusia y la OTAN se están deteriorando de manera predecible y deliberada, señaló el viceministro.

El vicecanciller recordó que en abril de 2014 los países miembros de la Alianza decidieron poner fin a toda cooperación práctica entre la OTAN y Rusia en el ámbito civil y militar.
“Después, los diplomáticos rusos fueron expulsados ​​tres veces de la misión permanente ante la Alianza con falsos pretextos”, señaló.

En respuesta a estas acciones, agregó Grushkó, Rusia se vio obligada a suspender el trabajo de su misión permanente ante la OTAN en octubre de 2021.
Asimismo, aseguró que en los planes de Rusia no entra involucrarse en un conflicto bélico con la OTAN.

Entretanto, la OTAN es hoy un instrumento de fuerza para garantizar los intereses de los países de “los mil millones de oro”, destacó Grushkó. El concepto de “los mil millones de oro” forma parte de una teoría de la conspiración según la cual las élites mundiales buscan redistribuir los beneficios a favor de un grupo de personas, las más ricas del mundo, la población de los países de Occidente.

Grushkó también destacó que la OTAN intenta lograr la superioridad militar, la globalización de la “esfera de responsabilidad” y recurre a intervenciones militares en violación del derecho internacional.
“Las consecuencias catastróficas de la ingeniería geopolítica de la Alianza son bien conocidas”, agregó.
La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuyo acuerdo fundacional fue firmado el 4 de abril de 1949 en Washington, es hoy en día el bloque militar más grande del planeta. Con la incorporación de Finlandia y Suecia, en 2023 y 2024, respectivamente, la Alianza pasó a tener 32 países miembros.
Moscú lleva años denunciando la expansión de la Alianza Atlántica hacia las fronteras rusas, la acumulación de fuerzas aliadas en Europa, el continuo incremento de gastos militares dentro del bloque y su creciente implicación en el conflicto ucraniano; por su parte, la OTAN justifica estas acciones por “la contención” de Rusia.
Según el Kremlin, Rusia no amenaza a nadie, pero tampoco va a ignorar las acciones potencialmente peligrosas para sus intereses.

Fuente: Sputnik