Nacionales

La militancia “lefebvrista” de Villarruel y su influencia en los dichos de Milei contra el Papa y a favor de la dictadura

El vínculo directo de la candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza con genocidas y su participación como feligresa en la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, fundada por Marcel Lefebvre, obispo ultraortodoxo que se opuso al Concilio Vaticano II. Por qué las fundaciones que dirige adhieren a esa doctrina negacionista del holocausto judío y cuál es su responsabilidad en llevarle diariamente una hostia consagrada a Jorge Rafael Videla mientras estuvo en prisión.

Por Ivy Cángaro

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X es una orden católica preconciliar, ya que el grupo no reconoce el Concilio Vaticano II celebrado en Roma entre 1959 y 1963, desconoce el pedido de perdón al pueblo judío por haber expandido la teoría del deicidio, rechaza la eliminación de la misa en latín, el ecumenismo, la libertad religiosa y la autoridad única del Papa, entre otras cuestiones.

El obispo Marcel Lefebvre la fundó en 1969 y fue excomulgado en 1988 por orden directa de Juan Pablo II. Durante el papado del alemán Joseph Ratzinger –que ocupó el obispado de Roma bajo el nombre de Benedicto XVI–, el grupo conocido como Hermandad Sacerdotal San Pío X ganó espacio, pero la elección de Jorge Bergoglio como Papa -a quien los lefebvristas consideran “comunista”– fue un baldazo de agua fría para los fieles ultraconservadores.

Francia, Estados Unidos y Alemania son los países que cuentan con mayor cantidad de seguidores de esta hermandad religiosa, mientras que en Argentina no suman más de cuatro mil fieles.

Los discípulos vernáculos de Lefebvre

En la Argentina, el sacerdote Leonardo Castellani, fallecido en 1981, mantuvo una gran amistad con Lefebvre y fue referente del movimiento en el país. En 1945 Castellani escribió un artículo titulado “Los judíos” en el que afirmaba que “no había más remedio que el ghetto, las filacterias amarillas y la reconquista heroica de la economía nacional de manos de la gran finanza extranjera, que es hoy por hoy nido y el reducto del judaísmo”.

Actualmente, el principal responsable del lefevbrismo en el país es Christian Bouchacourt, padre de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y superior general del distrito América del Sur, que tiene su sede principal en Nuestra Señora Mediadora de Todas las Gracias, en Venezuela 1318 en el barrio de Monserrat. Es una de las 26 capillas lefebvristas que hay distribuidas a lo largo y ancho del país y tiene tres escuelas y un seminario en La Reja.

Los “residentes” del priorato son los sacerdotes Luiz CamargoJesús EstévezMarcelo Cuervo y Luis María Canale. La cara más visible de ese grupo ultratradicionalista es Canale, quien, en una predicación en video del 30 de julio, advirtió sobre “infidelidades a la doctrina” que confunden a la feligresía y puso como ejemplo la carta que el Papa Francisco le envió a Tucho Fernández al nombrarlo prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

El obispo nazi

Al seminario Nuestra Señora Corredentora, con sede en La Reja y el único en América Latina de los seis que posee la orden en el mundo lo dirigió desde 2003 hasta 2009 Monseñor Richard Williamson. El obispo lefebvriano insistió ante un medio de prensa alemán en que no existían evidencias del genocidio perpetrado por el régimen nazi contra los judíos. “Cuando encuentre pruebas (del Holocausto), entonces me corregiré, pero para eso se necesita tiempo”; y agregó: “si bien 200.000 o 300.000 judíos murieron en los campos de concentración, ni uno murió en las cámaras de gas”. 

El religioso, además, afirmó que en los derechos humanos “se desarrollan siempre políticas anticristianas”. Inmediatamente, el gobierno alemán le inició una causa y el ministro del Interior argentino de entonces, Florencio Randazzo, anunció que la Dirección Nacional de Migraciones, “conminó a Richard Nelson Williamson a hacer abandono del país en el plazo perentorio de diez días bajo apercibimiento de tener decretada su expulsión”.

El obispo católico que niega el Holocausto cuyas declaraciones avergonzaron al Vaticano y provocaron su expulsión

En Alemania  la Corte le aplicó una multa de 10 mil euros por “incitación al odio racial”. La pena le fue aplicada en ausencia por un tribunal de Ratisbona, donde había formulado las declaraciones. Actualmente reside en Gran Bretaña, su país de origen. Nunca se retractó.

Escándalo en la Catedral

El martes 12 de noviembre de 2013 un grupo de fanáticos lefebvristas irrumpió de forma violenta en la catedral metropolitana, donde se desarrollaba la ceremonia ecuménica por la conmemoración del 75º aniversario de la Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos), primera manifestación pública y violenta del nazismo contra los judíos.

Las naves de la catedral estaban colmadas de invitados cuando desde una de las primeras filas se escuchó un Padrenuestro a todo volumen, al tiempo que un fanático con boina de color rojo –la que utilizaban los falangistas españoles– tomaba el micrófono del altar por la fuerza. En el suelo se vieron panfletos en los que se podía leer: “Fuera adoradores de dioses falsos del templo santo…si entran en el templo del Dios vivo y presente, doblen su rodilla, abandonen su idolatría, y adoren al Dios verdadero… y vos, que asistís a este acto de profanación, rezá el rosario en desagravio. Resistí. Que no te engañen”. (

En Argentina no tenían permiso para funcionar como entidad católica por el Registro de Cultos a raíz de estos incidentes, hasta que volvió a ser admitida en diciembre de 2016, durante la presidencia de Mauricio Macri, mediante una resolución de la Secretaría de Culto que la reconoce como persona jurídica y la incorpora al Registro de Institutos de Vida Consagrada, que conforman congregaciones y órdenes católicas.

Las creencias de la candidata

Victoria Villarruel es “feligresa” del templo lefebvrista con sede ubicada a pocas cuadras del Congreso. Allí asiste a las misas tradicionalistas, también llamadas “tridentinas”, con oraciones solo en latín y con los sacerdotes celebrando en voz baja y de espaldas a quienes asisten al templo. Como miembro de esta corriente que, además, comparte actividades con otros dos movimientos religiosos de extrema derecha como “Verbo Encarnado” y “Milles Christi” (ambas organizaciones con severas denuncias por abusos, violaciones y maltratos a sus integrantes y de lavado de dinero) y a las que pertenecen buena parte de la “familia militar”.

Según relatan dos fuentes diversas que pertenecen al grupo religioso, hasta el día anterior a la muerte del dictador, Victoria Villarruel fue la encargada de ir todos los días, a primera hora de la mañana, a la Iglesia Nuestra Señora de Todas las Gracias para retirar una hostia consagrada que luego, a través de un emisario, recibiría en el penal Jorge Rafael Videla.

El rol de las fundaciones

Villarruel en la actualidad es presidenta honoraria de la Fundación Tridentina por los Valores Clásicos, una fundación con grandes lazos con el lefebvrismo.  Fundada en 2011 por Gustavo Corbi, un teólogo que escribía en la procesista Revista Cabildo y que estuvo a cargo de la sección Religión de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) durante los primeros meses de la última dictadura con profunda amistad con el obispo Bonamin.

“Muchacho muy ordenado en su escritorio, en su archivo y en su cabeza”, lo describía. Al obispo le servía su amistad para tener información de los sectores díscolos de la Iglesia e incluso para tener datos concretos de algunos integrantes de la Junta Militar como Emilio Eduardo Massera. Corbi le mostraba cartas de otros monseñores a Bonamin.

El otro fundador de la Tridentina es su actual presidente, que reemplazó a Corbi cuando murió en 2012; es el empresario agropecuario Eduardo Llorente. El hombre promueve “los saberes clásicos” –entre ellos, el estudio y la difusión del griego y el latín- y trabaja en acciones vinculadas a la educación y al “fortalecimiento en valores y virtudes” como la familia, el matrimonio y la defensa de la vida desde el momento de la concepción.

Conceptos idénticos a los de la Fundación Oíd Mortales, que también presiden Villarruel y  Eduardo Llorente y en cuyo Consejo Directivo aparecen –además de Llorente- Guillermo Montenegro, candidato libertario a la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires y pareja de Villarruel, como secretario; y el experto en temas religiosos Raúl Amado, como tesorero.

Completan la estructura institucional la médica Gabriela ÁlvarezMaría Llorente, la contadora María Eugenia Tasende, sus asesores legislativos Enrique Bergalli Juan Martín Donato, la educadora Ida Tejeda de Anchezar, el coronel retirado Jorge VivesLuciano Ferrari y Dolores González Calvo. Llorente es licenciado en Ciencias Políticas y presidente de la firma Las Tres Vírgenes SAU, dedicada al negocio agropecuario. Desde noviembre del 2022, según los registros de Nosis, trabaja en Unión Security Company SRL. En el entorno de Villarruel lo reconocen como alguien de su círculo más cercano.

Montenegro además de formar parte de Oíd Mortales, también está en la estructura del Partido Demócrata de la provincia de Buenos Aires -donde Villarruel es la máxima autoridad-, es candidato a diputado, su asesor en la Cámara de Diputados en categoría 3 y maneja la comunicación de su campaña.

El coronel Vives, de Oid Mortales, es quien cubriría el ministerio de Defensa en caso de asumir un gobierno de LLA. Vives fue director de investigaciones de la Aduana en el gobierno macrista y quedó involucrado en la causa del falso abogado Marcelo D’Alessio. En Oíd Mortales, Ida María Tejeda de Anchézar está a cargo del área de Formación. Suele compartir posteos de Villarruel en sus redes sociales y también celebra los cumpleaños de Christian Federico Von Wernich, el capellán de la Policía Bonaerense condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad.

Las primeras actividades de la Fundación Oíd Mortales -al menos en redes- comenzaron a promocionarse entre febrero y marzo de este año. En su sitio oficial, sin embargo, la organización se presenta como una entidad sin fines de lucro inscripta en la Inspección General de Justicia en julio del 2013 con el número 1846212. En el sitio de Oíd Mortales, además, se indica que la fundación tiene el Cuit 30-71417346-0 que, en realidad, está asociado a otra organización con la que Victoria también tiene vínculos: la Fundación Tridentina por los Valores Clásicos, que comparte autoridades con Oíd Mortales y el Partido Demócrata bonaerense.

El apoyo de Milei

El 14 de abril el candidato a presidente por LLA, Javier Gerardo Milei, visitó las instalaciones de la Fundación Oíd Mortales. Villarruel lo mostraba en sus redes sociales diciendo: “Javier Milei visitó la sede de nuestra Fundación @OidMortales_Arg y le presenté parte de nuestro staff y equipos de trabajo. En Mayo nos visitará de nuevo para explicar sus medidas como Presidente”.

Los dichos del candidato acerca del Papa Francisco van en total sintonía con el pensamiento del lefebvrismo al que también se le llama “Sedevacantismo”, que considera a Bergoglio como “comunista” y un enviado del diablo a la tierra y por ende, el papado de Roma está vacante, pues no reconocen al actual Papa como legítimo.

Del mismo modo, Milei reivindica a la dictadura, banaliza el número de desaparecidos y propone que en poco tiempo seamos como Alemania, posiblemente la Alemania de la que sintió nostalgia el negacionista monseñor Williamson y donde reside la mayor congregación de Lefrebvre en todo el mundo.

Fuente: DataClave

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

POR FAVOR DESACTIVE SU BLOQUEADOR DE ANUNCIOS, ESTE MEDIO SE FINANCIA CASI EN SU TOTALIDAD CON PUBLICIDAD, MUCHAS GRACIAS