Desde este lado

El peronismo en su hora clave

lunes 13 de septiembre de 2021

Por Alcides Cruz

El diario del lunes. Todos los análisis en caliente al lado de la fragua sean bienvenidos. Los fríos y mas asépticos támbien hacen falta. Que ese río revuelto No sea ganancia de los pescadores aviesos de la derecha. Alerta. 

Alguien dijo – y coincido – que el macrismo NO gano en términos políticos, simbólicos y de construcción de poder sino apenas en el quantum de votos. Quien perdió votos fue el Frente de Todos. Mas que un voto de enojo fue un voto de desilusión ante las expectativas de combatir y desterrar al neoliberalismo de la Argentina. 
El tronco del gobierno no es de corteza ruda sino más bien se parece a esas plantas ornamentales de las oficinas. Para el colmo infestado de macristas que operan en contra con miles de pequeñeces que hacen al buroducto del Estado. 
Así los jubilados y pensionados, los discapacitados peregrinan por un turno médico, dan miles de vueltas con papeles de una cooperativa, o certificados para justificar o equiparar el muro de prolijidades inútiles a la hora de las urgencias y las decisiones políticas. Es un Estado de súplica. 
Hay hambre por la miseria expandida en el macrismo pero la derecha hace de cuenta que NO paso por SU gobierno y se la adjudica en un artilugio de yudo a la presente administración. 
El flanco del control de precios hizo agua, ahogó el bolsillo popular. Los formadores de precios se repantigaron corriendo los porcentajes hasta el ridículo que los productos cuidados son más caros que los comunes. 
La idea de la negociación a ultranza y ese costado timorato del gobierno de Alberto Fernández, lo hace ir y venir en un odiosa o asfixiante indeterminación,  un chancleteo reculante en batallas claves como la Hidrovía, Vicentin, Pfizer y otras como el oprobioso titubeo ante el Poder Judicial o los cuarteles mediáticos. 
El gobierno culposo de Alberto no se anima a bufar a la derecha que lo azuza; esconde su crina detrás de buenos modales. Y el neo liberalismo lo ensilla, lo monta y lo lleva al trote.
Así consiguió la bronca de los que más sufren. De esos 20 millones de pobres e indigentes que la derecha vernácula quiere hacer desaparecer de la existencia otra vez. “Lo mismo pero más rápido” como dijo Macri. De un plumazo!
El gobierno de Alberto quiere quedar bien con todo el mundo o manejar el poder como la prueba circense de los platitos chinos. Al frente está el Poder de las corporaciones agroexportadoras, financieras y sus miles de matástasis que lo tratan como el payaso Chirolita. 
El peronismo y su estirpe claman por otro rumbo.  Quieren ver a los dirigentes a la cabeza y no como gordos panzones aburguesados. Hay hartazgo de la chatura, de la desmovilización, del afeminamiento de los modales.


PERONISMOS

La compañerada hace rato que viene criticando a mansalva a La Cámpora, la agrupación juvenil kirchnerista que asimiló generacionalmente a la “Gloriosa JP”. En el segundo mandato de Cristina la expansión de esa línea se visibilizó con la ocupación de cargos ejecutivos nacionales que dejó boquiabierta a la militancia tradicional del peronismo.  

Ese resquemor se acentuó en los ámbitos sindicales, cuyo sentimiento de custodia del legado de Perón NO toleraba el aposentamiento en el poder de los “imberbes” aunque tengan títulos académicos.  Las críticas subsisten en el presente señalando la forma sectaria y circular que propone su cúpula, excluyendo de los armados y metodología a otros espacios del peronismo. Desde entonces criticar a La Cámpora es criticar a Cristina Kirchner por elevación. No se saldó aún ese tufillo de intolerancia al comando justicialista de una de las lideresas más importantes del América Latina. 
Ese pseudo peronismo “de derecha”, cómplice de la Triple A,  alcahuete del militarismo de los años 70, emergente del menemismo en los 90, se encarga todos los días de esmerilar, de hacerle el juego a los que quieren derribar al gobierno de Alberto + Cristina. 
Las organizaciones sociales nacidas al calor de la crisis del 2001 fueron llamadas a la mesa por Néstor Kirchner; abrigadas y contenidas en el Ministerio de Desarrollo Social éstas pudieron desplegar su construcción territorial con los fondos y programas de tal decisión política. En el 2015 con el flautín de Alberto Fernández se fueron al proyecto divisionista de Randazzo, quitándole al kirchnerismo la posibilidad de ganar. Mal pago para un espacio que los acunó. Memoria. Hoy de nuevo en el gobierno del Frente de Todos siguen con algunas fasciculaciones y posiciones resbaladizas pugnando por la caja de la acción social. Ya la tienen pero quieren más. 
Los sindicatos que se ocupan de aquellos que tienen trabajo formal miran con cierto recelo el crecimiento y la recreación gremial de más de un millón de laborantes informales autogestionados, muchos de los cuales alguna vez estuvieron afiliados a ellos. Un desocupado para un sindicato clásico no existe.  En las sucesivas crisis del país muchos quedaron fuera del sistema de seguridad social. 
Todo hay que poner el hervor de la derrota. Con ocultamientos y atajos no se va directo a la verdad histórica de la construcción nacional y popular de los últimos 20 años.  
En el pretendido reordenamiento del Frente de Todos y la autocrítica hay que sopesar la insoportable coexistencia de tres cabezas. O se hace kirchnerismo, o albertismo tutti frutti o massismo de derecha pro Embajada. El armado para ganarle a Macri cumplió su ciclo y ésta es la definición que nos exige la hora de frente a la representatividad popular. 
La única certeza que existe en el Frente de Todos es que el enemigo es todo aquello que huela al azufre neo/ ultra liberal. Hoy el mapa argentino está pintado de color azufre. 
El experimento albertista -massista de “la ancha avenida del medio” llegó a su fin. Esta impertenencia a la nada, ni chicha ni limonada NO representa al peronismo. El ensamble del Frente de Todos esta obligado a tomar un perfil. El justicialismo es socialismo argentino. La justicia social ordena y exige independencia económica y soberanía política. Las tres premisas son inescindibles. 
Según los diarios el gobierno a instancias de Sergio Massa y Máximo Kirchner impulsa un acuerdo patriótico de 10 políticas de Estado para el futuro. Cerrar la GRIETA digamos. 
“Nunca Más al Neoliberalismo” es la piedra angular del proyecto nacional y popular hacia el futuro. ¿La pusieron sobre la mesa los nuestros? ¿La firmarán ellos? Sinceramente creo que el cipayismo criollo saldrá corriendo. 


OCURRENCIA PARA EL DEBATE. ¿CHINA, RUSIA O EE. UU.?

El triunfo parcial de la derecha – ultraderecha hizo reverdecer a los papeles de empresas argentinas en Wall Street.  Allí trabajan cientos de argentinos en contra de la Argentina. “Son sólo negocios” se excusan.  Como tal, las bandadas de buitres enfilan su migración para las arcas argentinas otra vez. Mas de lo mismo. 

No olvidemos que los fondos buitres como BlackRock estan imbricados en los laboratorios como Pfizer que pidieron regalías petroleras de reaseguro para exigirnos la compra de vacunas. Prueba de amor. Antes pretendían glaciares y regalías pesqueras.  El esquema Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo, las calificadores de riesgo país como Standard & Poors, Morgan Stanley, el Sistema Interamericano de Prensa y otros influencers agrupados en organismos multilaterales u oenegés son todas cuentas del mismo collar. 
Ahora el Ministro de Economía Martín Guzmán trajina negociaciones con el FMI para conseguir pagar a largo plazo la deuda ominosa de Macri, que fue “puesto de Presidente” para vender a  “Todo por dos pesos” al país.  El Fondo Monetario No es mas bueno que antes, porque está sometiendo a la Argentina a un brutal ajuste para asegurarse que le paguen con el sacrificio de varias generaciones. Las exigencias que antepone tienen la misma fisonomía. Nos hace la vida “a cuadritos” a todos los argentinos. 
No hay que olvidar que la idea primigenia de las élites del poder mundial era ( y permanece) endeudar para quedarse con territorio argentino en las zonas estratégicas como Vaca Muerta, Tierra del Fuego o el Acuífero Guaraní. No en vano el Comando Sur trajo regalitos de carpas-hospitales como excusa para “bichar” sus intereses. 
Es tan grave la deuda externa argentina, tan condicionante de la economía nacional, que aún la Tercera Posición del gobierno resulta hoy insolvente para negociar desde la neutralidad.
A la Argentina le queda una salida estratégica. Que China responda por nuestro brutal empréstito a cambio de una acuerdo geo político en todos los campos, inclusive el militar porsupuesto.  También con Rusia.  
Otra vez imagino a los tilingos del medio pelo argento escapando hacia Miami o Punta del Este.  Intuyo que estamos incubando una nueva liberación que truena y viene como un arroyo de montaña. El peronismo debe ser capaz de absorber y canalizar esa energía “cósmica”. 
La derrota del Frente de Todos es lo que exulta a los entregadores del país. En ese contexto los intereses geo políticos regionales son los que financian desde afuera y dan anclaje desde adentro. Es la restaurración esclavizadora lo que proclaman los personeros del macrismo y los personajes falsamente libertarios. 
Vuelvo al General José de San Martin quien en vísperas de la Asamblea de 1816 en Tucumán se dirigió al representante mendocino Godoy Cruz. Por entonces la declaración de la independencia era una condición necesaria para el Cruce de los Andes. Los temores acechaban, había cabildeos de toda clase. El grito de libertad de 1810 no estaba consolidado.  Fue cuando el Padre de la Patria escribió en la carta: “¡Hasta cuando esperaremos declarar nuestra independencia! Ánimo. Para los hombres de coraje están hechas las empresas”.  

Fuente: El Vecinal