Desde este lado

Venezuela: ¿Por que no se unen los Ríos Orinoco y Caroni?

Cultura y Espectáculos martes 4 de enero de 2022

En Ciudad Guayana, ocurre un fenómeno maravilloso que muchos ignoran, incluso venezolanos: la confluencia del río Orinoco y el río Caroní. Estos titanes luchan para unirse tras recorrer varios kilómetros, hasta desembocar juntos en el Océano Atlántico.

Abraham Mora, químico de la Estación de Investigaciones Hidrobiológicas de Guayana (Edihg) de La Fundación La Salle de San Félix, explicó en una entrevista para el Correo del Orinoco, que la composición propia de cada río es la que hace posible la diferenciación entre el color de las aguas cuando se juntan y el magnífico espectáculo.

Comenta que el Orinoco nace en el Cerro Delgado Chalbaud del estado Amazonas y a lo largo de su recorrido va acumulando sedimentos provenientes de otros ríos que se encuentran en su cauce y ese es el origen de su coloración amarillenta; explica que por su parte el Caroní es de color oscuro porque contiene altas concentraciones de ácidos húmicos y fúlvicos. “Son ácidos orgánicos producto de la descomposición de la hojarasca que viene de todo lo que es el Escudo Guayanés y la Amazonia”.

Las diferencias entre ambos ríos se pueden ver reflejadas en ciertos aspectos como los niveles de acidez (pH) y conductividad (diferencia entre los sólidos totales suspendidos), esto le da al Orinoco la característica de ser más denso y por supuesto de tener una mayor temperatura. Se podría decir que la diferencia entre las temperaturas de ambos ríos es apenas de 2°C, pero si pasas la mano de un río al otro, se puede notar el contraste fácilmente; dicha diferencia entre la temperatura también establece una diferencia de densidades entre uno y otro.

El Fenómeno tiene lugar en Ciudad Guayana, Estado Bolívar, específicamente entre Puerto Ordaz y San Félix, República Bolivariana de Venezuela.

La leyenda de los ríos Orinoco y Caroní

Según la leyendaOrinoco es el río de aguas tierrosas que emana calor a cualquiera que pase a su lado. Por su parte, la tierna Caroní guarda en sus entrañas fuertes sentimientos que le dan un profundo color azul.

Antes de convertirse en ríos, Orinoco y Caroní eran humanos que pertenecían a diferentes etnias. Al verse, se enamoraron instantáneamente y, pese a que sus familias tenían rivalidades entre sí, decidieron arriesgarse y luchar por estar juntos, pero nunca lo lograron.

Se enfrentaron entre sí numerosas veces por las guerras entre sus grupos, pero ello sólo provocaba que su amor se reforzara y con el roce del viento, compartieran caricias a la distancia.

Una noche, decidieron sellar su amor con un beso en un lago de agua dulce y, con esa prueba de afecto, acordaron que escaparían para que nada ni nadie intentara separarlos.

El océano Atlántico, conmovido por el cariño de los amantes, los llevó entre su corriente para que se fugaran y se fusionaran con el agua. Su transformación en ríos, fue el equivalente a haberse casado y con ello, consumaron su romance para estar unidos hasta la eternidad.

Se dice que cuando Caroní tiene frío, Orinoco le brinda un poco de su calor y, cuando es él quien se siente sofocado, su bella esposa sopla viento fresco para que se tranquilice su amado.

Las personas que quieren ser testigos de su amor, visitan el puente Angosturita que permite ver desde las alturas como Caroní y Orinoco se unen.

El río Orinoco es el más caudaloso de Venezuela y el tercero del mundo, mide 2 mil 140 kilómetros. Por su parte, el río Caroní es el segundo cauce con mayor relevancia de su país, su longitud es de 952 kilómetros.

Fuente: Con información de El Universal