Desde este lado

Armas a Bolivia: documentos hallados en el Ministerio de Defensa comprometen a Macri y Bullrich

Nacionales miércoles 21 de julio de 2021

Una nota de la Gendarmería Nacional dirigida a la Fuerza Aérea revela que el armamento que terminó en manos de los golpistas no era para equipar a los alacranes. Además, el material bélico en principio no figura en el manifiesto de carga del Hércules C-130 que voló a Bolivia.

Por Franco Mizrahi

Una nota enviada desde la Gendarmería a la Fuerza Aérea Argentina compromete al expresidente Mauricio Macri y a la exministra de Seguridad Patricia Bullrich en el envío ilegal de armas a Bolivia para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales. El documento, hallado en el Ministerio de Defensa, confirma que 70.000 cartuchos 12/70 AT, 581 granadas y 100 spray de Gas Lacrimógeno se agregaron de forma paralela al equipamiento que llevaba el grupo de elite Alacrán que partió el 12 de noviembre de 2019 rumbo a La Paz para proteger la embajada argentina. Es decir, tenía otros fines y no era para equipar a los alacranes. A su vez, el material bélico añadido, en principio, no aparece en el “manifiesto de carga” del Hércules C-130. La nueva documentación a la que accedió El Destape integrará la ampliación de denuncia que hará el gobierno nacional en la causa por contrabando agravado que se sustancia en el Fuero Penal Económico.

El 12 de noviembre de 2019, el mismo día de la partida del armamento rumbo a Bolivia, el comandante mayor de la Gendarmería y jefe del escuadrón Alacrán, Fabián Salas, se vio obligado a informar del material que se iba a cargar a la aeronave y envió una nota al Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Fuerza Aérea (que es la que estaba a cargo del Hércules C-130). El documento –hallado en la cartera que conduce Agustín Rossi– expone que las municiones no eran parte del equipamiento de los alacranes:

“De mi mayor consideración, tengo el  agrado de dirigirme al señor Comandante, en relación al despliegue de personal y medios de la Agrupación Fuerzas Especiales ‘ALACRAN’ de Gendarmería Nacional Argentina, quienes ejecutarán una operación de seguridad de instalaciones y protección de personal diplomático argentino en la ciudad de La Paz, Estado Plurinacional de Bolivia, en el marco de los acontecimientos que son de público conocimiento, a los fines de informarle que, además del equipamiento adjunto como Anexo I al manifiesto de vuelo (Formulario de Declaración General) se incluirán los siguientes efectos”.

1. SETENTA MIL CARTUCHOS (70.000) cartuchos calibre 12/70 AT (Anti-tumulto)

2. CIEN (100) Spray de Gas Lacrimógeno

3. SESENTA Y UN (61) granadas de mano gas de hostigamiento (CN – lacrimógeno)

4. CIENTO SESENTA (160) granadas de mano gas de hostigamiento (CS – lacrimógeno)

5. TRESCIENTOS SESENTA (360) granadas de mano gas de hostigamiento (HC – Humo).

Se trata del mismo material que el entonces Comandante de la Fuerza Aérea boliviana, Jorge Terceros Lara (hoy detenido), enumeró –en menores cantidades- en su carta de agradecimiento al embajador argentino en Bolivia Normando Álvarez García.

La coincidencia se repite al comparar el armamento con el hallado en un depósito de la Policía de Bolivia. 

Todo indica que el armamento se repartió entre la Fuerza Aérea de Bolivia y la Policía local. Por la distribución del material en Bolivia está apuntado un gendarme cuyo nombre se mantendrá en reserva. Hay testimonios en Bolivia que lo comprometen. 

En pos de no exponer el motivo del envío de ese material, que terminó en manos de los golpistas, Salas añadió en su nota: “En tal sentido, informo al señor comandante que mencionados efectos son los utilizados habitualmente por Gendarmería Nacional Argentina para las operaciones ante casos de alteración al orden público (AOP), y que la salida de mencionado vuelo se encuentra prevista estimativamente para el 12 1700 Nov 19 (hora local)”. “1700” es la referencia castrense a las 17, hora prevista para el vuelo, que finalmente despegó pasadas las 23 desde el aeropuerto de El Palomar.

Otro documento encontrado en el ministerio a cargo de Rossi también deja en claro que el armamento, en principio, no se declaró en el manifiesto de carga de la Fuerza Aérea, que lleva el sello de la AFIP y la Dirección General de Aduanas.

En el manifiesto de carga del Hércules C-130 al que accedió El Destape figuran 27 números de orden y en ninguno está incluido el material que Salas enumeró en su nota a la Fuerza Aérea. Por el contrario, por ejemplo, sí figuran los 3.600 cartuchos 12/70 que llevó consigo el escuadrón Alacrán. Esa cifra es la que necesitaba el grupo de elite para su labor. Se trata de un número similar al que llevó otro contingente de alacranes para proteger la embajada argentina en Chile por la misma fecha, tal como publicó este medio.

La nueva documentación derriba la defensa de Macri y Bullrich. El 12 de julio, por ejemplo, la exministra de Seguridad y por ende responsable de la Gendarmería rechazó las acusaciones en su contra y difundió una carta donde afirmó que  “el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia”. Entre otras cosas, dijo que el 12 de noviembre de 2019 se realizó una ampliación del armamento a enviar “a fin de dotar a los efectivos que debían prestar ese servicio con el equipamiento suficiente como para cubrir un período del cual se ignoraba su extensión hacia el futuro”. Pero esa justificación no se esgrimió en la nota de la Gendarmería a la Fuerza Aérea. Es más, al regresar de la misión, en julio de 2020, la gendarmería informó que utilizó los 70.000 cartuchos 12/70 AT en Bolivia para “entrenamiento y práctica de tiro”, lo que ya quedó claro que es falso. La mentira quedó aún más expuesta cuando se halló en depósitos de la policía de Bolivia 26.900 cartuchos 12/70 AT argentinos. De acuerdo a los remitos y números de lote que figuran en el material, se trata de armamento que adquirió el ministerio de Seguridad de la Nación a cargo de Bullrich en noviembre de 2018, tal como informó el ministro de Justicia Martín Soria este martes en declaraciones a C5N.

De esta forma, se suma documentación que compromete aún más a Macri, Bullrich y exfuncionarios de Cambiemos en el envío de armas a Bolivia para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales.

Fuente: El Destape