Columnas de Opinión

La progresista Hermandad Musulmana contra la derecha radical

Por Dante Augusto Palma

Francia atraviesa uno de los escenarios más conmocionantes de su más reciente etapa democrática. Naturalmente, es parte de un proceso que viene de larga data, pero en las últimas semanas se ha traducido en las urnas de un modo inédito. Hablamos, claro está, del resultado de las elecciones parlamentarias europeas y lo que ha sido compartido por todos los analistas como un “ascenso de las derechas más radicales”.

Ha sido este resultado el que precipitó la decisión intempestiva de Macron de adelantar las elecciones legislativas intentando aprovechar el pánico moral frente al lepenismo que tan buen resultado le venía dando y que ha sido utilizado, también, por Pedro Sánchez en España frente a la “amenaza ultra”. Pero, claro está, pareciera que esta vez no funcionó y, en la primera vuelta electoral, el espacio de Le Pen se alzó con la victoria con casi un tercio de los votos, seguido por un gran frente de izquierda algunos puntos por detrás y relegando al espacio de Macron a un tercer lugar.

En estas horas todo es especulación, proyecciones, etc., y especialmente, un final abierto que parte de un sistema electoral bastante particular donde cada distrito tiene sus candidatos y en donde es posible que muchos de los que llegaron a la segunda vuelta se bajen para promover que todos los votos “antiderecha” vayan a un único candidato que enfrente al lepenismo. Asimismo, incluso ganando, puede que la derecha radical no cuente con la representación necesaria para imponer su Primer Ministro de modo que habrá que esperar.

Sin embargo, lo que sí parece seguro es que el espacio centrista ha sido trasladado a un lugar marginal y que el futuro de Francia estará en manos de “radicales”, sea de derecha, sea de izquierda, lo cual también plantea una advertencia a la derecha que viene monopolizando las expresiones de hartazgo, esto es: el espíritu antisistema que atraviesa el mundo occidental puede encontrar espacios de representación también en una izquierda radical. Porque el malestar es uno, pero la salida es diversa.

Dicho esto, como suele ocurrir cada vez más a menudo, ha sido la literatura, antes que los ensayos y los trabajos académicos de los analistas, la que mejor ha comprendido los dilemas que plantea este fenómeno y, en el caso particular de la novela a la que vamos a referir, la que mejor ha comprendido las consecuencias que puede tener para los espacios de centro sostener su legitimidad en el mero hecho de ser “los únicos capaces de evitar el ascenso de la ultra derecha”. Hablamos de Sumisión, la polémica novela de Michel Houellebecq, publicada en 2015, la cual fue interpretada como islamofóbica y misógina, entre otras tantas cosas, y que le ha valido amenazas de todo tipo.

Para los que no conocen la trama, Houellebecq imagina una elección presidencial en el que la candidata Marine Le Pen es la más votada pero no logra alcanzar el porcentaje necesario para ganar en primera vuelta. Hasta aquí, nada extraño. Es lo que viene sucediendo, de hecho. El punto es que el autor de El mapa y el territorio introduce un elemento enormemente irritativo para los sectores progresistas: postula la existencia de un nuevo partido denominado Hermandad Musulmana, el cual, gracias al crecimiento de la población francesa que profesa esa religión, acabaría obteniendo el segundo lugar con el 22,3% de los votos, desplazando así al candidato socialista por apenas cuadro décimas.

Mohammed Ben Abbes, el candidato de la Hermandad, no es un colectivista ni un euroescéptico. De hecho, tiene un discurso liberal en lo económico y una propuesta imperial para una Europa ampliada que incluiría a Marruecos, Turquía, Argelia y Túnez, para luego dar paso al Líbano y Egipto. Eso sí, Ben Abbes tiene una particular pretensión: quiere acabar con el laicismo en Francia.

Ahora bien, lo que resulta irritativo para el progresismo no es la bastante inverosímil creación, a los fines literarios, de un partido musulmán capaz de ganar una elección en Francia. Lo incómodo es que Houellebecq plantea que, ante el peligro del ascenso de la ultraderecha, los espacios de izquierda harían un pacto con La Hermandad, de modo tal que, con los votos de la izquierda “antifa”, un partido musulmán, liberal y antilaico, ganaría las elecciones en Francia.

¿Cómo sigue la novela? La consecuencia del triunfo no se hace esperar y la prestigiosa Sorbona deviene islámica; los colegios laicos pierden gradualmente el apoyo económico del gobierno en detrimento de los petrodólares que se invertirán en escuelas privadas islámicas; el delito baja gracias a las políticas de mano dura, y la desocupación disminuye drásticamente porque las mujeres se retiran del mundo del trabajo para quedarse en el hogar cuidando a los chicos gracias a políticas públicas de incentivo económico para aquellas que privilegien el orden familiar tradicional.

Sin adelantar demasiado de la novela, Houellebecq lleva al extremo el cinismo de la cultura europea actual cuando el protagonista, un burócrata profesor e investigador de la Universidad, descreído, desapegado e indolente, acaba abrazando el Islam porque le permite regresar a la Sorbona y llevar una vida poligámica con varias mujeres, algunas de las cuales cuidan del hogar y otras, más jóvenes, le resultan funcionales a sus ocasionales deseos sexuales.

El nombre de la novela, Sumisión, hace referencia a lo que sería, según el autor, el concepto clave para entender el corazón del Islam. Sin embargo, también podría interpretarse como una advertencia al modo en que Europa se entrega sumisamente al sacrificio de sus valores, su cultura y sus libertades en nombre de sus culpas y sus propios fantasmas.

Lo cierto es que, si salimos del mundo de la ficción, hoy, frente a Le Pen, no está la Hermandad Musulmana sino un gran frente de izquierda en el que sobresale, justamente y vaya paradoja, el partido de la izquierda radical de Mélenchon, llamado Francia Insumisa, acusado de azuzar el antisemitismo entre los partidos de izquierda por sus posiciones críticas a la política de Israel contra Palestina.

Llegados a este punto, y a manera de reflexión final, entonces, el escenario francés plantea, en términos generales, un ejemplo más de las consecuencias que puede acarrear la costumbre electoral de votar candidatos que solo brillan frente a la demonización del adversario y, al mismo tiempo, expresa una enorme lección para aquellos espacios de centro que consideran que el rechazo al radicalismo alcanzará para hilvanar triunfos electorales. ¿No se dieron cuenta que, quizás, frente a un partido radical (de derechas) podría surgir, como más competitiva, antes que una propuesta de centro, una opción también radical, pero de izquierdas?

Por último, de cara a la segunda vuelta, se plantea una pregunta incómoda para los votantes, la misma que se puede inferir de la novela de Houellebecq: ¿qué se está dispuesto a sacrificar para que “no gane la derecha”? ¿Cualquier cosa que esté en frente de la derecha, como en su momento fue Macron, es mejor, entonces? ¿Esto incluye, acaso, votar a ese gran Frente de los insumisos de izquierda reunido para la ocasión, cuyos planteos abren varios interrogantes?

La posibilidad de un progresismo votando por una eventual “Hermandad Musulmana” para que “no gane la derecha que viene por tus derechos”, está más cerca de lo que parece.

 

Soy Profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política. Como docente e investigador trabajo temáticas vinculadas a la Filosofía política, la Filosofía del derecho y la Filosofía de la comunicación. En la última década he participado de los debates públicos desde mis artículos en diarios y revistas y mis participaciones en Radio y Televisión. Actualmente conduzco un programa de cultura y política en una de las principales radios de Argentina y mis libros más reconocidos son Borges.com (Biblos, 2010), Quinto poder (Planeta, 2014) y El gobierno de los cínicos (Ciccus, 2016).
Fuente: Disidentia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

POR FAVOR DESACTIVE SU BLOQUEADOR DE ANUNCIOS, ESTE MEDIO SE FINANCIA CASI EN SU TOTALIDAD CON PUBLICIDAD, MUCHAS GRACIAS