Desde este lado

Nueva denuncia de violación podría dar un giro en el juicio contra María Ovando

Provinciales jueves 15 de octubre de 2020

Ayer el tribunal admitió evaluar una nueva Cámara Gesell para una de las víctimas. Las defensas se opusieron por ser revictimizante y además por el tiempo que transcurrido.

La policía de Puerto Iguazú informó ayer miércoles al Tribunal Oral de Eldorado sobre la existencia de una denuncia penal contra Digno Monges Armoa, yerno de Euvarta Godoy, por supuesta violación de una de las nietas de María y una sobrina de la misma. La denuncia es de mayo de 2015 y robustece la hipótesis de la defensa de que los abusos sexuales contra las niñas, que son objeto de este juicio, pudieron haber sucedido en el ámbito de la familia de su guardadora actual y denunciante en el caso. Ayer el tribunal admitió evaluar una nueva Cámara Gesell para una de las víctimas. Las defensas se opusieron por ser revictimizante y además por el tiempo que transcurrido.

Esta denuncia de violación contra Armoa fue realizada por Godoy y coincide temporalmente con la realizada por la misma mujer en Eldorado, la cual dio origen a esta nueva acción judicial contra María Ovando y que mantiene detenidos preventivamente a Lucas Ferreira de Lima y Marcos Laurindo hace más de 5 años. También coincide con el tiempo en que se realizaron las entrevistas a las niñas en Cámara Gesell, donde llamativamente no se hace mención a este hecho reciente y claramente traumático.

Este hecho es novedoso en la causa que está siendo juzgada actualmente y apareció en la declaración testimonial de Euvarta Godoy el martes último. En medio de múltiples contradicciones e imprecisiones mencionó al pasar esta situación. Cuando se le consultó sobre cuándo ocurrieron los hechos mencionados dijo que fue durante la detención de María, es decir entre marzo del 2011 y noviembre del 2012. Sin embargo este miércoles se constató que la denuncia es de mayo del 2015 y que además hubo una persona detenida por el hecho.

La hipótesis de la defensa de que los abusos sexuales contra las niñas pudieron haberse cometido en la casa de los supuestos abuelos paternos se reforzó claramente con este testimonio. La defensa de María Ovando ya había señalado esa posibilidad durante la instrucción, pero llamativamente nunca se investigó.  También expone que la denunciante mintió sobre la situación de las niñas y también que el Estado nunca se ocupó de hacer un seguimiento una vez que le entregó la guarda.

Pudo ser reciente

Ayer declaró también la médica del cuerpo médico forense Marlene Mendoza, la profesional que constató las lesiones físicas compatibles con abuso sexual de dos de las niñas en 2015. Admitió que las mismas pudieron ser recientes, es decir, dentro del tiempo en que las menores ya estaban en la casa de la actual guardadora.

En tanto, la psicóloga María del Carmen Solis, quien estuvo a cargo de la Cámara Gesell, no pudo explicar ante las defensas por qué las preguntas estaban tan direccionadas, tan cerradas, comprometiendo así uno de los requisitos que prevé este método que es la espontaneidad del testimonio y la no revictimización de quienes son sometidas a él. “A una de las niñas le preguntó 20 veces con quién vivía María, 20 veces en un lapso de 20 minutos. A otra le introdujo el nombre de uno de los imputados cuando la niña nunca lo había mencionado, mínimamente hay que marcar que estuvo guiada esa declaración” remarcó Roxana Rivas abogada defensora de María Ovando.

La Lic. Solange Borau, perito de parte de la defensa, ya en su informe de esta Cámara Gesell había advertido en el 2015 sobre esta situación. Según la psicóloga era muy llamativa la insistencia de algunas preguntas, y la falta de interés en permitir realmente que las niñas pudieran explayarse espontáneamente. Ayer en la declaración volvió a plantear lo mismo.

La revictimizacion pedida por el Fiscal

El Fiscal del Tribunal Federico Rodríguez pidió al inicio de la audiencia de ayer la declaración testimonial de una de las víctimas. Según él la niña le había manifestado a Euvarta Godoy que quería declarar. Las defensas se opusieron. Plantearon que esto es violatorio del derecho de las víctimas a no ser revictimizadas, que lo que pretendía el Fiscal era exponer aún más a la niña en un contexto donde se supone están los supuestos agresores.

A pesar de esta oposición el Tribunal resolvió citar para hoy a la niña para que sea evaluada por el Cuerpo Médico Forense sobre su intención de declarar y sobre las condiciones para atravesar por esta situación. También se aclaró que de hacerlo, la menor declararía en Cámara Gesell.

“Lo que pasó hoy –ayer- confirma lo que venimos sosteniendo desde las defensas. Las niñas fueron abusadas, no hubo una investigación seria, nunca se investigó una hipótesis alternativa a pesar de que ya se había denunciado en la instrucción que pudieron haber abusos en la casa de la actual guardadora” resumieron desde la defensa de María Ovando.