Desde este lado

El Pentágono junto a Pfizer, Moderna, Merck y Gilead, realizaban experimentos con ciudadanos ucranianos en un hospital psiquiátrico cerca de Járkov

Internacionales jueves 12 de mayo de 2022

El Ministerio de Defensa de Rusia aseguró este miércoles que cuenta con evidencias de que el Pentágono, junto a empresas como Pfizer, Moderna, Merck y Gilead, realizaban experimentos con ciudadanos ucranianos en un hospital psiquiátrico cerca de la ciudad de Járkov. “Hemos recibido nueva información que revela detalles de los experimentos inhumanos del Pentágono con ciudadanos ucranianos en el Hospital Psiquiátrico N.º 1 en la localidad de Strelechie”, afirmó Ígor Kirílov, jefe de las tropas de protección radiológica, química y biológica de Rusia.

Según Kirílov, EE.UU. intentó ocultar la participación de sus expertos en los experimentos biológicos, llegando al territorio ucraniano a través de terceros países. En enero de este año, los expertos extranjeros fueron evacuados de emergencia, mientras que los equipos y fármacos utilizados fueron transportados a las provincias occidentales de Ucrania.

El representante de la cartera de Defensa también informó que las farmacéuticas Pfizer y Moderna estaban involucradas en las actividades biológico-militares del Pentágono en Ucrania. Según Kirílov, las compañías participaban en el esquema estadounidense y la base legal para financiar las investigaciones se formuló a través de los órganos ejecutivos estadounidenses. Los experimentos se llevaban a cabo con fondos federales, al tiempo que se atraía el dinero a través de poderosas ONG’s.

“En la trama están implicadas importantes empresas farmacéuticas, como Pfizer, Moderna, Merck y la empresa Gilead, afiliada al Ejército estadounidense. Los expertos estadounidenses están trabajando para probar nuevos medicamentos que eluden las normas de seguridad internacionales”, denunció el representante.

Tal práctica permitía a las compañías mencionadas reducir considerablemente los costos para realizar investigaciones. Kirílov señaló que la participación de ciertas ONG y farmacéuticas, así como el aumento de sus ingresos financió en parte campañas electorales de miembros del Partido Demócrata. Por su parte, las estructuras del poder ucranianas se encargaban de ocultar las actividades ilícitas, realizar ensayos clínicos y de campo, y proporcionar el material biológico necesario, por lo que calificó a Ucrania como un “polígono” que  el Occidente anglosajón utiliza para elaborar componentes de armas biológicas y ensayar nuevos fármacos.

Por otra parte, Alemania y Polonia figuran entre los países de la OTAN que también realizaban sus proyectos biológicos en Ucrania. En particular, los epidemiólogos del Instituto de Microbiología de las Fuerzas Armadas de Alemania se habrían llevado alrededor de 3.500 pruebas de suero sanguíneo de residentes ucranianos en 25 provincias del país de 2016 a 2019. El involucramiento de instituciones afiliadas con la Bundeswehr “confirma la orientación militar de las investigaciones biológicas realizadas” y “plantea interrogantes sobre los objetivos” perseguidos por los militares alemanes, destacó Kirílov. Los documentos analizados revelan que Varsovia proporcionó financiamiento a la Universidad de Medicina de la ciudad de Lviv en Ucrania que incluye el Instituto de Epidemiología e Higiene, participante en los proyectos biológico-militares de EE.UU. Dicha entidad realiza cursos de capacitación de especialistas para trabajar con materiales y tecnologías de doble uso, detalló Kirílov.

Fuente: Kontrainfo